Obama acaba con la política migratoria que beneficiaba a los cubanos indocumentados.

(Agencia/EFE).-El presidente de EE.UU., Barack Obama, quiso hoy rematar su legado hacia Cuba ocho días antes de abandonar el poder al poner fin a la política migratoria de “pies secos/pies mojados”, que permitía quedarse en el país a los cubanos indocumentados que lograran pisar territorio estadounidense.

Poco antes de ceder el poder a Donald Trump, que se ha alineado con el sector más conservador de EE.UU. en lo relativo a Cuba, Obama concedió a La Habana uno de sus principales reclamos: el de acabar con una política que daba a los emigrantes de la isla unas ventajas mucho mayores que a los de cualquier otro país.

Comentarios

comentarios